top of page

Cómo asegurar un buen día desde que abres los ojos

Actualizado: 22 feb 2022


El momento en que notas que despertaste es una pizarra en blanco, usando bien ese precioso instante podrás dirigir el desarrollo del día hacia el bienestar y el logro.


¿Recuerdas ese instante en que notas que has despertado? los primeros pensamientos suelen ser acerca de lo que no alcanzaste a hacer ayer, sobre ese cliente que aún no paga, acerca de esa reunión aburridora que tendrás a las 10, el dinero que hay que reunir para el fin de mes, seguir intentando convencer a tu hijo de dormir temprano y usar menos video juegos o ese error que cometiste y causó tu divorcio. Lo mejor que puede pasar es que la prisa por bañarte y vestirte para transportarte al trabajo y cumplir la rutina, te saque de esos pensamientos. ¿No sería lindo que esos pensamientos te llevaran a sentirte mejor, actuar con felicidad y asegurar el mejor día? puedes hacerlo si tomas el control de esos pensamientos.


Decide que ayer es el pasado

Si un tema, relación, negocio o trabajo fue decepcionante hasta ayer, no significa que tenga que seguirlo siendo.

En el momento que despiertes evita pensar en lo que pasó hasta ayer, piensa inmediatamente en aquello por lo que estás agradecido y lo que deseas para tu futuro, que empieza hoy.



Kit para principiantes

Si leyendo este artículo descubres que tus pensamientos deben ser ajustados, crea dos tarjetas para dejarlas en tu mesa y tenerlas a mano cuando despiertes, una de ellas será la tarjeta de "Estoy agradecido por" escribe al menos cinco cosas en ellas, puede ser algo como estar vivo, tener salud, la vida de tus hijos, tener tus necesidades cubiertas, el maravilloso viaje que pudiste realizar, temas que son estables pero que muchas personas no tienen. La segunda será la tarjeta de "Lo que voy a hacer", escribe los principales deseos que tienes para tu futuro. Una vez despiertes antes de cualquier otro pensamiento, lee las tarjetas. No permitas que pensamientos y emociones del pasado, bajen tu estado de ánimo. Busca la alegría.



Agradecimiento y más agradecimiento

Busca por qué estar agradecido y con seguridad lo encontrarás.

Una vez uses el kit para principiantes, trae a tu mente tres cosas por las que estés agradecido y que sucedieron ayer, lo mas básico sirve: pude pagar las cuentas, disfruté una película, cumplí mi meta de leer una página de mi libro. ¿Qué pasó ayer por lo que puedes agradecer hoy? También piensa en tres aspectos por los que estás agradecido sobre ti mismo: soy alegre, soy responsable, tengo buenas ideas, soy recursivo ¡Hay muchas! Cuando le das un regalo a alguien y esa persona muestra que lo aprecia y lo agradece, seguro sentirás emoción para darle un regalo en una futura oportunidad, pero si lo ignora o no lo aprecia, seguro no lo volverás a hacer o lo harás sin gusto, así mismo cuando muestras agradecimiento te abres a que lleguen más cosas para apreciar.


Piensa en lo que tienes programado para el día


Una página en blanco en la agenda es la forma más efectiva de perder el tiempo. Planea tu día siguiente y así sabrás qué lograrás. Si dejas que el día simplemente se desarrolle, puedes encontrarte con que no hiciste lo más importante. Luego de agradecer, piensa en cada una de las actividades, en orden y decide que cada una será la mejor posible, mira la película en tu mente, tomaré una ducha alegre con buena música, desayunaré alimentos sanos, en el transporte al trabajo escucharé mi libro, la reunión de las 10 fluirá bien y tendremos ideas increíbles, a las 11 haré los reportes e intentaré tomar cada vez menos tiempo. El almuerzo será delicioso y disfrutaré con mis compañeros. En la tarde visitaré los puntos de ventas y les daré ideas nuevas, regresaré a casa temprano, tendré una cena deliciosa y para variar, intentaré una nueva ensalada, pasaré un tiempo feliz con mis hijos mientras vemos algo en Netflix, visualizaré mis metas antes de dormir, me dormiré rápidamente y tendré un sueño profundo. Si tu no tomas el control de tu día, es probable que otras personas usen tu tiempo para sus prioridades. Si lo planeas con la intención de hacer cada momento el mejor posible, seguramente así será.



Recuerda tus metas para el futuro

Piensa ahora en esas metas que te hacen sentir vivo, siente que hoy es un día que contribuirá a ese futuro, si tienes un tablero de visión, míralo.



Estas sencillas acciones, te harán estar en control, evitar el miedo , angustia o ansiedad. Es fácil: agradecer, pensar en el futuro y no en el pasado. Tomar el control de tu día. Cultiva este hábito, empieza hoy planeando tu día de mañana. Como decía Aristóteles, "El Primer Paso, representa más de la mitad del camino".

74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page